Siempre me había considerado una persona fuerte y optimista. No creía en las depresiones ni en ese tipo de enfermedades, eso jamás me podía llegar a suceder, sin embargo descubrí que todos tenemos un límite. Es lo que sucedía con las antiguas máquinas de pinball, a las que podías estar jugando durante horas dando golpes sin parar, pero cuando te pasabas de la raya y forzabas el aparato más de la cuenta en la pantalla frontal de la máquina aparecía el texto “Tilt” en rojo y se quedaban bloqueados todos los controles, haciendo que la bola se perdiera sin posible remedio.

Algo parecido nos sucede a las personas cuando sometemos a nuestro cuerpo a más presión de la que este es capaz de soportar. Cuando nos pasamos nuestro cuerpo nos saca tarjeta amarilla a modo de advertencia para que dejemos de jugar tan duro y volvamos al juego limpio. Si metes en un partido de rugby a alguien que no se sabe las reglas del juego es normal que continuamente esté cometiendo errores y sus compañeros de equipo tengan que estar siempre corrigiéndole. La única forma de aprender la dinámica del juego es saliendo al campo a jugar un día tras otro.

Dicen que la práctica hace al maestro, lo único malo de sacar a un novato en un partido de rugby es que puede hacerse daño sin querer, y el árbitro, para evitar que siga lastimándose o acabe por hacerle daño a alguien, le termine sacando la tarjeta roja.

 

 

Guía urgente del padre primerizo

Extracto del libro: “Guía urgente para el padre primerizo”.
Editorial Larousse. Texto y dibujos originales de Rafa Esteve. Todos los derechos reservados.
- 197 páginas y 32 ilustraciones.

Libro tapa blanda

14,86€

e-book

8,07€

0