El significado de la noche ha cambiado totalmente para ti. Aún recuerdas aquellas mañanas en las que te despertabas malhumorado porque un mosquito te había estado fastidiando y decías que no habías podido pegar ojo. En realidad te habías despertado en un par de ocasiones y luego te había costado un rato volver a conciliar el sueño. ¡Menudo quejica estabas hecho! Encima te pasabas el día malhumorado y arrastrándote como un zombie. Sin embargo hoy serías capaz de ofrecer tu reino por unas cuantas horas de aquellas noches con mosquitos.

Tantas noches en blanco te están pasando factura y te quedas dormido frente a la tele por mucho que te interese su programación. Cualquier momento es bueno para echar una cabezadita si te lo permiten los llantos del bebé, te encantaría entender los motivos por los que llora y te desespera no entender lo que le sucede. Para colmo, y a pesar de verte envuelto en esta agotadora situación, sigues pensando en el sexo como si nada hubiese cambiado y tu pareja no muestra ninguna señal de sentir lo mismo que tú. Se te pasa por la cabeza pensar que vas a continuar de esta manera el resto de tu vida y piensas que tu cuerpo no lo va a soportar mucho más.

 

¡ESPARTANO! Esto es parte de tu entrenamiento, se está forjando un super padre y … todavía no lo sabes.

0