Desde hace un par de años las dudas acerca de la existencia de “seres míticos” o “mitológicos” como Papá Noel, los Reyes Magos o el Ratoncito Pérez han invadido la cabeza de nuestra hija mayor, alentadas por las conversaciones con sus amigos y compañeros de clase.

Parece ser que nuestro lema: QUIEN NO CREE, NO TIENE REGALO”, está funcionando, pero encontrarse esta notita junto al diente, debajo de la almohada, parece un absoluta provocación ¿no creéis? 😀