Sabía que tarde o temprano tenía que llegar el temido momento en que la niña nos preguntara: Papá: ¿Cómo se hacen los bebés?… Yo tenía clarísimo como se lo iba a explicar a mi pequeña, pues mentalmente me había preparado un pequeño guión en el que huiría totalmente de caer en los viejos tópìcos de la “abejita con las flores”, “la semillita” y mucho menos de la “cigüeña de París”. Me creía que tenía todo bajo control hasta que el otro día, mi hija me sorprendió, sin venir a cuento con la pregunta:

Papá: ¿Porqué no pueden tener sexo los niños pequeños?

Cuéntamelo todo Quizás fue por mi cara de sorpresa, por el sudor frío que emanó de golpe de mis sienes o por mi cara de poker, que mi pareja, en menos de dos segundos, cogió el rebote de la pregunta y con total serenidad y maestría se hizo cargo de responder a la pregunta con tono tranquilo y sosegado.

De nuevo volví a tener la sensación de haberme perdido un día en la escuela de padres.

¿Qué narices me pasa? ¿Voy a reaccionar siempre de esa forma ante las preguntas de mi hija pre-adolescente?… 

Entonces recordé, que de pequeño, le daba solución a gran parte de mis dudas sexuales, consultando un libro de sexo para niños que tenía mi primo Hannes y que a él le regalaron probablemente sus padres. En este se trataba la sexualidad de una manera divertida y sin tapujos. Así que ni corto ni perezoso me puse a indagar por las redes en busca de un libro parecido.

Tras descartar algunos títulos por aburridos y otros que abusaban, para mi gusto, de textos científicos,  me topé con el Libro “Cuéntamelo todo de la editorial TakaTuka.

 

El dibujo de la portada y su es eslogan me hicieron decidirme a adquirirlo sin dudarlo ni un segundo:

101 preguntas realizadas por niños y niñas sobre un tema apasionante

Como bien dice esta frase, y bajo el lema: “El sexo es salud“, se responde de manera educativa y sin falacias a las 101 preguntas realizadas por niños y niñas reales con sus faltas de ortografía incluidas. 😉

Mi hija, (Que ya tiene 11 años) lo miró con ojos como platos cuando se lo dimos el otro día, pues al ojearlo por encima, se encontró con la respuesta a la pregunta:

¿Por qué se pone tieso el pene cuando se habla de sexo?

 

Con una sonrisa nos dio las gracias por el regalo y se lo llevó a su habitación. A los tres días de habérselo regalado nos dijo que ya se lo había leído de cabo a rabo, y su madre, que es más “tirada pa lante” que yo en estas situaciones le hizo una pequeña encuesta que me ha parecido interesante compartirla con vosotros para que sepáis lo que se os viene encima:

  1. ¿Qué pregunta hubieras añadido al libro?
    Se puede quitar el bebé de la barriga si no lo quieres?
  2. ¿Qué pregunta ha sido la que más te ha sorprendido?
    ¿Se puede tener hijos sin sexo?
  3. ¿Qué cosas han sido las que más vergüenza te hubieran dado preguntarnos?
    ¿Cuantas palabras hay para sexo?
    ¿Qué es una violación?
    ¿Porqué gimen todos durante el sexo?

 

A continuación os dejo algunas de las preguntas a las que responde este fantástico libro de sexo para niños acompañando cada una de ellas con un dibujo a cada cual más divertido. ¡Muy recomendable!