Leo se fijó en una “patata” en el calcetín de su madre, y muy emocionado le gritó:

¡Mamá! ¡Estás creciendo!