La mayoría de nosotros provenimos de otra generación tecnológica, pues en nuestra infancia, los ordenadores sólo se utilizaban para trabajar, la televisión no tenía canales de dibujos las veinticuatro horas y los teléfonos estaban conectados a la pared. Si querías saber sobre algo sobre cualquier tema tenías que ir a una biblioteca o buscarlo en la enciclopedia. Sin embargo nuestros hijos han nacido en la era de la información, en la mayoría de hogares los bebés disponen de teléfonos inteligentes, tabletas u ordenadores con conexión a Internet. La televisión ofrece infinidad de canales gratuitos de los cuales dos o tres están dedicados exclusivamente a la audiencia infantil.

Los padres primerizos nos quedamos boquiabiertos cuando vemos la facilidad con la que los bebés aprenden a utilizar los teléfonos o las tabletas. Lo primero que hacemos es pensar que son superdotados y corremos a contárselo a los vecinos, que nos bajan los humos diciendo que su niña de 6 meses lleva ya tres aprendiendo sueco con una aplicación que se bajaron en la tableta, y es entonces cuando empiezas a ser consciente de que nuestros niños han nacido en otra época.

En nuestra infancia, cuando una película utilizaba gráficos en 3D decíamos: ¡Como se nota que está hecha con ordenador! Sin embargo, ahora, los niños son incapaces de distinguir entre los dibujos animados, las películas de animación y las películas con actores reales. Nuestros hijos pueden disponer de dibujos animados a la carta, a la hora que quieran y sin esperas de ningún tipo. Han nacido ya con la trilogía del Señor de los Anillos en DVD. ¿Qué les va a sorprender entonces? Nosotros, abrumados por la cantidad de aplicaciones, gratuitas y de pago que existen con las que ofrecer horas de entretenimiento a nuestros hijos, nos volvemos locos tratando de encontrar las idóneas con que estimular sus mentes y mantenerlos entretenidos. Muchas veces, sin darnos cuenta de que no les estamos haciendo ningún favor.

Algunos consejos sobre el uso de la tablet y los niños

  • No las tengas siempre puestas.
  • No la utilices como una forma cómoda de entretenerle.
  • No le dejes usarlas más de media hora seguida.
  • Acomódale bien.
  • Acompáñale mientras las utiliza.
  • Acostúmbrale a comer sin pantallas.
  • No se las pongas poco antes de acostarle.
  • Ofrecedle un buen ejemplo.
  • No utilices la tablet como premio ni como castigo.

Tus hijos terminarán enganchados a la tableta o al móvil, no lo vas a poder evitar y los expertos nos recomiendan que no los utilicemos como castigo para no darle más importancia de la que tienen. Por ello, cuando necesites castigarles y quieras dejar a la vez tu conciencia tranquila, te propongo quitarles los cargadores, ya que de esta manera, podrás observar el arrepentimiento en sus ojos conforme se vaya descargando la batería.

padre_primerizo_smile

Guía urgente del padre primerizo

Extracto del libro: “Guía urgente para el padre primerizo”.
Editorial Larousse. Texto y dibujos originales de Rafa Esteve. Todos los derechos reservados.
- 197 páginas y 32 ilustraciones.

Edición impresa + Dedicatoria del autor

14,16€

COMPRAR AQUÍ

e-book

8,07€

COMPRAR EN AMAZON