Como buen padre valenciano, uno de mis primeros deberes, es acostumbrarla desde bien pequeña al sonido de los petardos y al olor de la pólvora. (Porque como le coja miedo, viviendo en la Comunidad Valenciana lo tiene claro 😉 )